Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Edouard Sepulchre

por Joia Magazine el 21 de agosto de 2012

Bikers
Paris, Francia. 1974
edouardsepulchre.com

Por Constanza Briones.

Las ruedas te dan una superpotencia, te mueves de una manera sobrenatural. A veces tienes la sensación que vuelas, especialmente cuando cortas el viento como una navaja. Físicamente te sientes libre



Niñez sobre ruedas

Cuando Edouard Sepulchre era niño vivió en un internado de un suburbio parisino. De lunes a viernes estaba dentro del colegio, pero el fin de semana podía salir a callejear con sus amigos. Ocupaban su tiempo en pasear, andar en bicicleta, patines, pero por sobre todo arriba de un skate. Las ruedas siempre fueron fundamentales, significaban libertad, velocidad, el gran escape. Una niñez algo caótica llevó a Edouard a buscar esa sensación sobre ruedas. “Las ruedas te dan una superpotencia, te mueves de una manera sobrenatural. A veces tienes la sensación que vuelas, especialmente cuando cortas el viento como una navaja. Físicamente te sientes libre”.

Desde ese tiempo Edouard ha estado relacionado con los deportes sobre ruedas, hoy en su trabajo como fotógrafo realiza series sobre el ciclismo, patinaje o motociclismo, recordando esos días de adolescencia en las calles de Paris.

La fotografía vendría varios años después que las ruedas. La primera vez que fue a Nueva York un amigo le prestó una cámara de video que también podía tomar fotografías en baja calidad. Con ella fotografió todo lo que pudo durante los primeros años. Luego en Tokyo, el año 2003, compró una pequeña cámara digital con la que siguió fotografiando a pesar que no era de muy buena calidad. Cuando llegó a sus manos una vieja Olympus OM2 se declaró directamente amante de la fotografía. Con esa misma cámara y una película Kodak Portra NC realizó la serie Bikers. El interés por la fotografía le permitió conocer a Eggleston y Saúl Leiter, que le hicieron pensar en la fotografía como algo más profesional.

Las ruedas provocan esa sensación física de volar pero también son símbolo de viaje y movimiento. La carretera enciende un aspecto imaginativo que lleva a pensar en el viaje sin rumbo, libre, siempre más allá. La carretera es una metáfora de la vida y algunos deciden recorrer la vida sobre dos ruedas, con el viento en la cara y sin saber muy bien el destino. De eso se trata Bikers, la serie de Sepulchre sobre los que viven su vida arriba la moto.



Bikers franceses

Cuando Peter Fonda y Dennis Hopper aparecieron en las pantallas de cine con sus motocicletas recorriendo las carreteras de Estados Unidos en Easy Rider, se metieron al inconsciente colectivo mundial como símbolo de libertad. Revivían el viejo sueño de los cowboys norteamericanos: hombres llenos de testosterona, barbas de varios días, solteros, libres cabalgando por los pueblos del viejo oeste.

La influencia fue tan grande que llegó a muchos lugares del mundo. Los grupos de motociclistas, que existían en Estados Unidos desde la década del 30, comenzaron a expandirse hacia otros países y la idea del hombre barbón y lleno de tatuajes arriba de una Harley Davidson empezó a ser popular por todo el mundo.

Hacía ya unos años, en 1948, se había formado el primer club de Hell´s Angels en Fontana, California. La reunión nacía después del famoso incidente de Hollister, donde una tranquila reunión de corredores de moto se transformó en un evento de más de 4 mil motocicletas. Los asistentes comenzaron a tomar cerveza y whisky y organizar carreras y festejos varios por las calles del pequeño Hollister. La prensa se encargó de exagerar los incidentes y todo Estados Unidos puso el grito en el cielo pensando en los barbones, desnudos y ebrios, que recorrían las carreteras del país. La American Motorcycle Association (AMA) vio cómo su imagen de deportistas sanos fue cambiada por la de un borrachos, degenerados y sin habitación fija. La estrategia mediática para contrarrestar esta avalancha de desprestigio fue declarar que el 99% de los motoristas eran gente sana y sin vicios, sólo el 1% eran agitadores. Algunos bikers, tomaron el famoso slogan de “1%” y se agruparon para vivir un nuevo tipo de motociclismo, más cercano al estilo de vida de cowboys ya no sobre un caballo sino sobre una moto. Entre ellos nació Hell´s Angels que con el tiempo sería el club más importante de motociclistas del mundo. Estos eran un grupo de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, que buscaba recobrar el compañerismo y amistades vividas durante la guerra. Por eso tomaban sus motos y salían a pasear por las calles, dejando a su paso las bocas de los vecinos abiertas y los oídos sordos con sus tubos de escape súper potentes.

Junto al estreno de Easy Rider, el año 1969, tuvo lugar el boom de los grupos de bikers en Estados Unidos. Esas referencias viajaron por el mundo y se instalaron en el inconsciente colectivo de muchos países, llegando incluso a países nada gringos como Francia. Es ahí donde se sitúa la serie Bikers de Edouard Sepulchre. El fotógrafo viajó al festival que organiza Hell´s Angels en la región francesa de Auvergne. El 2010 fue el primero después de 9 años, por lo que llegaron motociclistas de toda Francia y otros países de Europa. El viaje fotográfico muestra torsos, tatuajes, barbas y pelos de los asistentes al festival en pleno verano francés. En su mayoría hombres grandes que llevan casi toda la vida arriba de una moto. Grupos de bikers que encontraron una nueva familia con sus compañeros de viaje. Así, en esta pequeña muestra se puede leer la historia de todos los hombres que hace más de 60 años recorren los caminos como vaqueros modernos, sentados en un caballo con dos ruedas y asientos de cuero.







Comentarios: Deja el Primero.

Deja tu Comentario ↓